Blogs que sigo

miércoles, 15 de mayo de 2013

Lo que sucedió a un honrado labrador con su hijo o... ¿Ustedes creen que hay solución para esta crisis?

Un labrador y su hijo se fueron a la  ciudad un día de mercado llevándose a la  mula para cargar en ella todas las cosas que tenían que comprar. Y unos hombres con los que se cruzaron cuando iban al mercado, al ver que el labrador y su hijo iban a pie y el  animal no llevaba ninguna carga se pusieron a decir que aquel padre y  su  hijo  parecían tontos; pues iban los dos a pie cuando uno de ellos podía ir montado en la mula.
Entonces el padre le preguntó a su hijo qué le parecía lo que decían aquellos señores y el hijo le contestó que creía que tenían razón,  por lo  que el  padre le dijo al  hijo que se subiera a la mula.
Más adelante, se encontraron con otros hombres que al ver como iban dijeron  que estaba muy  mal que el  labrador que era viejo fuera andando,  mientras que su hijo que era  joven fuera subido a la mula.  El buen hombre preguntó otra vez  a su hijo qué le parecía lo que aquellos  decían y el hijo respondió que le parecía bien, por lo que el labrador mandó a su hijo que se bajase de la mula y se subió él.
Al  poco rato se  encontraron con otros que  dijeron que el labrador era un mal padre pues dejaba que su hijo, que era débil y tierno, fuera caminando. Preguntó nuevamente el labrador a su hijo qué pensaba de  aquello y el hijo contestó que tenían razón, por lo que el padre ordenó a su hijo que se subiese a la mula y así ninguno de los dos iría a pie.
Y  cuando  iban  de  esta manera, unos hombres que pasaban empezaron a decir que era una crueldad  que aquella mula que estaba tan flaca llevara tanto peso.  Preguntó otra vez el buen hombre a su  hijo  y éste  le  contestó que  le parecía que decían una gran verdad. Entonces el padre le dijo a su hijo:
— Cuando salimos de casa y veníamos a pie y la mula no venía cargada, a ti  te  pareció bien.  Cuando aquellos  hombres nos criticaron y tú dijiste que tenían razón, yo te hice subir a la mula;  después,  cuando nos encontramos con otros que dijeron que aquello no estaba bien y tú bajaste y subí yo, a tí te pareció lo mejor.  Más tarde, otros  dijeron que hacíamos mal y como a ti te pareció que decían la verdad, nos montamos los dos.
Y ahora que nos critican por ir los dos en la mula, a ti te parece bien.  Entonces te pido que me contestes:
—“¿Qué tenemos que hacer para que no nos critiquen?”
Y a continuación añadió:
—“Hijo,  si tú crees que algo  es  lo mejor,  no dejes de hacerlo aunque alguien te diga lo contrario; porque si no, nunca podrás hacer nada. Antes de  actuar, examina bien los pros  y los contras de lo que vas a hacer pero nunca dejes  de  hacer algo que te parezca bien porque la gente te vaya a criticar.”.









 Ni contigo ni sin tí
tienen mis males remedio:
Contigo porque me matas,
y sin tí porque me muero.